Si tú no respetas tu hora de salida ¿Quién lo hará?

El mundo profesional es cada vez más competitivo, por lo que los profesionales constantemente se esfuerzan por destacar dedicando gran parte de su tiempo a su trabajo. Sin embargo, en ocasiones pasamos por alto que esta dinámica de esfuerzo puede ser muy desgastante.

Con tal de ser reconocidos, muchos empleados se quedan trabajando hasta muchas horas después de su horario de salida, ya sea porque tienen tareas pendientes o en el peor de los casos, porque quieren dejar alguna adelantada. No obstante, los expertos señalan que el llevar a cabo esta práctica puede resultar muy perjudicial para la persona, debido a que su tiempo está prácticamente invertido de lleno en el trabajo y no en disfrutar de los frutos que el trabajo le da.

Los horarios de entrada, comida y salida, deben ser sagrados para el empleado, ya que esto en el mejor de los casos significa que es eficiente para sus labores y también disciplinado. Para lograrlo es necesario ser ordenado para no dejar sin cumplir alguna de nuestras labores en el trabajo.

Lo más importante para lograrlo es tener un buen control de las tareas que realizaremos en el día para cumplir con ellas lo más pronto posible y poder así respetar todos los horarios, en caso de no poder cumplir con ellas durante el horario establecido sí es necesario quedarnos un poco más de lo requerido, sin embargo esto no debe convertirse en la norma, ya que esto estaría indicando una de dos situaciones; una puede ser ineficiencia o desorganización de nuestra parte, o la otra una excesiva carga de trabajo. Ambas deben ser atendidas.

Es importante también tomar en cuenta que el trabajo debe limitarse a los confines de la empresa siempre que sea posible, esto se refiere a que debemos procurar no llevar trabajo a casa, ya que esto puede derivar en conflictos personales o familiares, lo cual convierte al trabajo de ser una fuente de ingresos que nos lleva a la realización personal a una fuente de conflictos y discordia.

Lo anterior también aplica a los días de descanso, ya sea que estos sean el fin de semana o cualquier otro. En estos casos debemos programar nuestras actividades para llevar a cabo principalmente las que son recreativas y de relajación en contacto con la familia y amigos, si hace falta que realicemos alguna actividad del trabajo hay que procurar que éstas sean ejecutadas en la menor parte del día y de manera esporádica.

Al seguir estas recomendaciones seremos nosotros mismos los que estarnos respetando nuestros horarios y por ende los demás también lo harán, si nosotros mismos nos convertimos en esclavos de nuestro trabajo, nuestros superiores pueden acostumbrarse a ello y cuando queramos dejar de serlo habremos sentado un precedente que se convierte en nuestra obligación, cuando en realidad no lo es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s