El mundo al revés.


Aunque no estamos para juegos, la realidad se parece cada día más al clásico juego de niños del mundo al revés. Ese en el que se hace lo contrario de lo que se dice o en el que se dice lo contrario de lo que se piensa. En el mundo infantil, resulta divertido por lo caótico y absurdo: en el mar corren las liebres y en el monte las sardinas. Sin embargo, en el universo adulto, el mundo al revés da mucho miedo. Tanto como puede producir que lo que antes garantizaba nuestra calidad de vida, ahora forme parte de nuestra larga lista de problemas y preocupaciones.

Los bancos han entrado en el top ten de las preocupaciones de los españoles y directamente al número seis. Una lista en la que también están en lugares destacados la clase política y los partidos, todo un clásico ya, la sanidad y la educación.

Los bancos, antes meros intermediarios entre los sueños y la realidad. Un lugar de trámite necesario para conseguir el bien preciado, el pisito en la playa, un segundo coche, un préstamo rápido para un viaje exótico. Lujos de la clase media olvidados ya. Los bancos, ahora esos villanos que nos cortaron el crédito tras haber tenido el grifo permanentemente abierto. De los cien mil euros de préstamo, los muebles del piso, la vajilla y una vaporeta al portazo en las narices.

Hace unos años, los bancos no eran un problema, sino aliados con los que hacer crecer los ahorros ganados con el esfuerzo de una vida de trabajo. Ahora, son el sexto problema de la población en general, no sólo de los afectados directamente por estafas, quiebras o malas gestiones. Pero es que el tercer problema lo representan los partidos y los políticos, algunos de los cuales encabezaban esos bancos que ahora se hunden y a los que el Gobierno lanza salvavidas con dinero público. Y el cuarto problema, la corrupción y el fraude. Por delante incluso de la sanidad y la educación. Teniendo en cuenta que la lista la encabezan el paro y los problemas económicos, está claro que lo de «salud, dinero y amor» ha caducado. De momento, lo económico es lo que más nos duele y que lo que más rabia nos da es la clase política y financiera que nos ha traído hasta aquí sin avisar del desastre.

¯Ya no sé si el mundo está al revés o soy yo el que esta cabeza abajo¯ Fito y Fitipaldis

Anuncios

Una respuesta a “El mundo al revés.

  1. Me gusta, la verdad es que si, vivimos en un mundo al revés y muchas veces empiezan la casa por el tejado, aludiendo, también, al gran Fito, y luego así nos va.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s