La cruda realidad

Muchos desempleados no imaginaban que la búsqueda de trabajo fuera a ser tan complicada como lo está siendo en los últimos meses. “Pasa el tiempo y no encuentras nada. Te planteas muchas cosas, qué he hecho con mi vida, en qué me he convertido y qué futuro me espera… y eso va marcando tu día a día, notas cómo envejeces por momentos. Al levantarme lo único que me pregunto es: ¿y hoy qué?. La verdad es que cuando no encuentras nada parece que envejeces por momentos”.

Estas son solo unas palabras de la entrevista realizada a Fausto Román, un comercial de 55 años de Tudela de Duero, Valladolid, que lleva más de dos años en paro después de toda una vida trabajando vendiendo pintura. El fuerte parón en la construcción a consecuencia de la crisis ha marcado su vida.

“Hay veces que tengo dos platos para fregar a mediodía y espero hasta la noche para tener dos platos más, así luego tengo cuatro cacharros para fregar y estoy más entretenido”, añade Fausto con una sonrisa.

Intenta mantener el buen humor, aunque admite que es complicado, más aún cuando en su pueblo “la historia se repite con otros muchos amigos que también llevan meses sin trabajo”. “Cuando te cruzas con ellos por la calle no sabes ni qué preguntar, conoces su vida y sabes que lo están pasando mal. Las caras de tristeza se repiten”, comenta Román.

Uno de esos compañeros de Tudela de Duero que también está en paro desde hace tiempo es Teófilo Tejero, fontanero que lleva cuatro años sin encontrar trabajo. Tiene 39 años y está está divorciado y asegura que “lo único que le hace seguir hacia delante es su hija”.

“Cuando a veces me vengo abajo, pienso en mi hija y en su futuro y tengo que tirar hacia delante. Ahora vivo con mi hermana y puedo decir que tengo esa suerte porque hay personas que están mucho peor”, señala Tejero.

Ambos cobran la ayuda de 400 euros a los parados, pero para ninguno es la solución. Hace años no hubieran imaginado llegar a esta situación y ahora solo esperan que el futuro cambie. No quieren depender de ninguna ayuda económica y en su mente solo hay un único deseo: encontrar trabajo.
Por María García Arenales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s