Las mejores técnicas de Marketing para encontrar trabajo

Si estás buscando trabajo o estás pensando en cambiar de empresa, probablemente hayas leído un buen número de artículos sobre las dinámicas de grupo, cómo debes vestir en las entrevistas o los datos que deberías incluir en tu CV.

Dado que en Internet se pueden encontrar miles de posts sobre estas y otras cuestiones similares, he pensado que sería interesante abordar el tema de la búsqueda de empleo desde la perspectiva del Marketing, la Publicidad y la Comunicación.

 

Como el número de cuestiones a tratar es bastante elevado, he dividido el contenido en varios posts que iré publicando más o menos cada quince días. Una vez se editen todos los artículos, elaboraré un whitepaper que colgaré en SlideShare para que, si así lo deseas, puedas acceder a toda la información en un mismo punto.

 

Actualización: Ya he publicado el whitepaper, que podrás leer y descargarte en la página de SlideShare de Milton Factory.

 

 

Sin más, comenzamos con el primer post en el que se detallarán los pasos iniciales que debes seguir para encontrar trabajo, aplicando las técnicas que usan, en su día a día, los expertos en marketing y comunicación.

 

1.- Diseña un plan estratégico y establece tus prioridades

 

Como en casi todos los proyectos en los que nos embarcamos, comenzar a hacer cosas a lo loco, sin una mínima planificación, suele ser la vía más corta para fracasar en aquello que nos proponemos. En otras palabras, si te limitas a enviar CVs de forma indiscriminada y apuntarte sin ningún criterio a decenas de ofertas de trabajo en portales de empleo, lo más probable es que, después de unos meses, estés en el mismo punto de partida.

 

En la elaboración de tu plan estratégico de búsqueda de empleo, tienes que tener en cuenta tres aspectos fundamentales:

 

A. Tu punto de partida. Antes de ponerte manos a la obra, es conveniente que te evalúes a fondo. A lo mejor tienes que dar un pequeño empujón a tu nivel de inglés o tus conocimientos sobre el sector en el que trabajas. En este caso, te recomiendo que te pongas al día porque, créeme, tendrás que competir con profesionales muy bien preparados.

 

B. El punto de llegada. ¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Qué estás dispuesto a sacrificar? ¿Cuál es el grado de responsabilidad que quieres asumir? La respuesta a estas y otras preguntas similares te ayudarán a definir, por ejemplo, si lo que realmente anhelas es una mejora de tus condiciones salariales o tener más tiempo para dedicárselo a tu familia. Por otro lado, piensa en tus prioridades. ¿Estás dispuesto a cambiar tu ciudad o país de residencia? ¿Prefieres tener una jornada intensiva o con horario partido? ¿Eres de los que no les importa recorrer a diario cincuenta kilómetros de ida y otros tantos de vuelta para acudir a tu puesto de trabajo?

 

C. Los pasos a seguir. Para aumentar las posibilidades de llegar a cumplir tus metas no olvides trazar un plan de ruta. Si crees que con enviar unos cuantos CVs llegarás a conseguir el trabajo de tus sueños, estás muy equivocado.

 

2.- Focalízate

 

Philip Kotler, una de las figuras más relevantes del mundo del Marketing, ha argumentado en numerosos artículos y textos académicos que uno de los principales errores que suelen cometer las empresas es la falta de focalización. De la misma manera, en muchas ocasiones, las personas no consiguen sus propósitos porque quieren abarcar demasiado.

 

Si estás buscando un trabajo nuevo, reflexiona acerca del tipo de puesto y el sector que más se ajusta a lo que realmente quieres y céntrate en conseguir este objetivo. Más adelante, una vez que evalúes los resultados que estás obteniendo, así como el grado de cumplimiento de los principales puntos de tu plan estratégico, podrás abrir el abanico y pensar en otras posibilidades.

 

En definitiva, no comiences pensando cosas como “me da igual el sector o la industria donde trabaje” porque, estar dispuesto a aceptar cualquier empleo, es el camino más rápido para encontrar una ocupación mal remunerada y que no te aportará nada a nivel personal.

 

3.- Determina objetivos intermedios dentro de tu plan de búsqueda de empleo

 

Aunque tu objetivo principal es encontrar trabajo o cambiar de empresa, sería interesante que te fijaras metas intermedias un poco más fáciles. Por ejemplo, conseguir una entrevista con una persona determinada o pasar la primera fase del proceso de selección de las cuatro empresas más importantes de una rama de actividad concreta.

 

Al dividir la gran tarea de buscar un empleo en etapas asequibles, tu grado de motivación durante todo el proceso aumentará y conseguirás resolver las dificultades y obstáculos de forma más sencilla y ordenada.

 

4.- Reflexiona acerca de cuál es tu propuesta de valor

 

Dentro de la estrategia corporativa, la propuesta de valor es el conjunto de experiencias que un consumidor va a recibir al comprar y utilizar un producto. Dentro de esta suma de “experiencias” se encuentran, además del precio, las características del producto o servicio (tanto las que se valoran de forma positiva como negativa).

 

De este modo, antes de elaborar tu CV, deberás tener claro cuál es tu propuesta de valor, pues te servirá para determinar tu posicionamiento correctamente.

 

5.- Define tu posicionamiento

 

En términos de Marketing, el posicionamiento se puede definir como la asociación que existe, en la mente de los consumidores, entre una marca y una serie de atributos.

 

En el caso de la búsqueda de empleo, los potenciales “consumidores” son los headhunters, directivos y personal de recursos humanos. Piensa en los tres o cuatro atributos que mejor te definen y tenlos en mente en todo tipo de ocasiones: al elaborar tu CV, cuando te pidan que definas los principales rasgos de tu personalidad durante una entrevista de trabajo o al redactar tu perfil en redes de networking como LinkedIn.

 

6.- Elabora tu Unique Selling Proposition

 

Unique Selling Proposition (USP) es un concepto acuñado por el publicitario Rosser Reeves a mediados del siglo XX. En pocas palabras, viene a defender que, para que un anuncio sea eficaz, debe ofrecer al consumidor una proposición clara que le haga decidirse a comprar un producto o contratar un servicio determinado.

 

Del mismo modo, sería interesante que pensases en un un beneficio concreto que aportarás a la empresa que decida contratarte. Una vez tengas claro cuál es tu punto más fuerte, elabora una frase que incluya dicho concepto (algo similar a un eslogan) y utilízala cuando estés frente a entrevistadores y responsables de recursos humanos. En otras palabras, construye un argumento potente que destaque aquella cualidad tuya que te haga más deseable que al resto de candidatos.

 

En resumen, si tienes en mente cambiar de trabajo o estás desempleado, antes de lanzarte a enviar currículos sin ton ni son, elabora un plan estratégico, reflexiona acerca de tus prioridades y haz un pequeño estudio de tus fortalezas y debilidades para definir correctamente tu posicionamiento y tu USP.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s