¿La Justicia es igual para todos? : “No padre”

Juancar

Esta es la historia  de una chica  que cuando tenía 22 años, dos niñas pequeñas y NADA para comer encontró una cartera y cometió el gran error de utilizar la tarjeta de crédito para comprar comida y pañales en dos supermercados. De eso ya hace cinco años.

Ahora una jueza quiere meterla en la cárcel en dos semanas.

Robó por NECESIDAD, aunque cometió un delito. Pero ya fue juzgada y condenada: hace trabajos para la comunidad y paga una multa a plazos desde haces años.

En todo este tiempo ha rehecho su vida. Se volvió a casar, tuvo otra hija y tiene un trabajo digno que le sirve para seguir adelante con su vida y el día de hoy no ha cometido ningún delito.

 

No puedo entender a la justicia. Ésta persona robó como he dicho antes por NECESIDAD y si comparamos el caso de Urdangarin: él sigue en la calle, cuando el NO tenía NECESIDAD; robó dinero por querer más.

¿robo-webRealmente es justo la justicia? ¿Por qué unos tienen unos derechos y obligaciones y otros no? Sinceramente, alucino con todo lo que ocurre en este País, lleno de corrupción y mentira.

¡¡¡Al que roba por necesidad se le acusa !!! Yo no digo que robar esté bien, pero hoy en día por desgracia, y en la situación en las que estamos…que eche alguien la primera piedra quien piense que NUNCA robaría-.

La verdad, ya no sé ni que pensar. Al final va a ser cierto la frase esa de qué “ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos”. También se dice que “ a todo cerdo le llega su San Martín”. También se dice: “déjale pasar que por el camino le verás pasar”. Y yo ahora mismo lo único que veo por el camino es que la gente que menos se lo merece PAGA.

 

 

Anuncios

Una respuesta a “¿La Justicia es igual para todos? : “No padre”

  1. “Todavía estaba lejos, cuando su padre le vio; y sintiendo compasión de él corrió a su encuentro y le recibió con abrazos y besos. El hijo le dijo: ‘Padre, he pecado contra Dios y contra ti, y ya no merezco llamarme tu hijo.’ Pero el padre ordenó a sus criados: ‘Sacad en seguida las mejores ropas y vestido; ponedle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traed el becerro cebado y matadlo. ¡Vamos a comer y a hacer fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a vivir; se había perdido y le hemos encontrado!’ Y comenzaron, pues, a hacer fiesta.” (Lc 15,11-32).
    Que distinto sería el mundo si actuáramos, como Jesús nos muestra en esta parábola, como Dios actúa con nosotros.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s