Enhorabuena ¿Ya tienes empleo?

Hoy aprovecho para dar la enhorabuena a una persona que sigue este blog y que ha encontrado empleo después de un año y medio desempleado. Se llama Ignacio.

Desde este blog te deseo mucha suerte. Y espero que ese nuevo estado de empleado te duro mucho tiempo.

Voy a aprovechar este entrada para dar unos consejos en tu primer día de trabajo:

Lo primero de todo y los más importante es estar RECEPTIVO:

Lo más importante que debe hacer un empleado nuevo es tratar de conocer a fondo a la empresa. Durante los primeros días y semanas hay que averiguar quién es quién en la compañía.  De empaparse de la cultura de los códigos y protocolos de actuación. Para ello hay que memorizar nombres de compañeros y jefes, y sus respectivas responsabilidades, conocer los ritmos de trabajo, saber dónde y cuándo se come, o donde se archivan las cosas y cómo funciona la fotocopiadora. Parecen asuntos secundarios, pero facilitan la llegada y el empleado gana puntos positivos.  Las prisas por quitarse el cartelito de Soy el nuevo, no suelen ayudar a integrarse. En el caso de los más jóvenes, los que acaban de salir de la universidad y se enfrentan a su primer puesto de trabajo, es importante actuar con cautela. Un error común en este colectivo es pensar que no hay tanta distancia entre la Universidad y la oficina. Los buenos resultados académicos no garantizan que vayas a hacer bien tu trabajo.

HUMILDAD:

Los fallos no son excluidos de los empleados noveles. Los trabajadores con experiencia suelen pecar de listillos: pensar que pueden seguir trabajando como en su anterior puesto que sus métodos son adecuados. Es también importante acudir con humildad, con una actitud receptiva y con la mente abierta a aprender. Una buena inserción necesita tiempo para observar, asimilar las estructuras y metodologías de trabajo. Después se puede empezar a proponer e introducir pequeños cambios, nunca al principio. Otro de los errores que destacan es ir a los extremos en las relaciones personales. Conviene mantener un equilibrio: no cuentes tu vida personal y profesional con el afán de ser rápidamente uno más del grupo, pero tampoco te aísles concéntrate sólo en tus tareas. Lo esencial es ganarte el respeto y la confianza de los compañeros y los jefes.

Estas recomendaciones te ayudarán a conseguirlo:

1.Toma nota de todo aquello que crees que puedas olvidar. Desde un código de acceso a los nombres de programas. Así evitas tener que preguntar de nuevo y centrarte en otros asuntos.

2.Aprende los nombres de los compañeros, superiores y otras personas con las que tengas que tratar. Tu interlocutor lo valorará.

3.La vitalidad es una característica atractiva a ojos de los jefes. Estrecha la mano con seguridad y muéstrate receptivo a tu entorno.

4.Habla poco y escucha mucho. Es mejor no decir nada hasta que no estés seguro de aportar algo interesante.

5.No temas participar con nuevas ideas. La creatividad siempre es muy apreciada.Eso sí, encuentra el momento adecuado y argumenta tu propuesta.

¡¡¡Suerte a todos que como Ignacio han encontrado trabajo!!!

Yo desafortunadamente sigo buscando empleo, pero estoy aprendiendo inglés, me dedico al voluntariado (catequista), y disfruto de ese tiempo para leer o hacer otras cosas que me apetece.

Así que si estás desempleado, aprovecha este tiempo para hacer lo que mientras trabajas no puedes hacer. Y sigue buscando empleo y aprendiendo cosas nuevas. Para ello os recomiendo que leáis  esta entrada que trata sobre las 8 ideas que puedes hacer mientras buscas empleo, entrada que publique el  15 de abril de 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s