pequeño

Es un cortometraje de Edu Glez, un bilbaino que estudió Bellas Artes y trabajó en varias agencias de publicidad. Por lo visto, ese trabajo no era de su agrado y se dedicó a trabajar en el departamento de arte de varias películas.

Parece ser que ese desencanto en sus primeros trabajos los ha reflejado en este excelente cortometraje que cuenta en primera persona las reflexiones de un niño acerca de los adultos:

Cuando me dicen que quiero ser de mayor, todo se complica. Según los mayores hay que hacerse adulto, para entenderlo todo.

Pero yo veo a la gente en la calle, y veo que no son felices. Solo nosotros, los niños disfrutamos de la vida.

Es como si fuera cumplir los 18 años y todos perdiéramos la cabeza. Todo son caras largas, gruñidos, malas noticias.

Según la televisión, hay que ponerse desodorante, comprarse el coche más rápido del mundo. ¡Un par de operaciones estéticas!, y con esto tienes que estar loco para no ser feliz.

Pero para eso hace falta dinero, y los adultos hacen lo que sean, por el dinero.

Fíjate que es el único objetivo, de todo el año. ¡Conseguir dinero y más dinero! ¡total!, día tras día trabajando, y yo me pregunto: ¿Para qué?

Para conseguir al final del año ¡¿15 días?!, ¡15 tristes días!. 15 días a los que te vas muy lejos, para olvidarte de todo el tiempo que has trabajado.

Ni en esos 15 días, no puedes perder un segundo con mucha prisa, mucha prisa, ¡MUCHA PRISA!

15 días en Agosto, 15 días en la playa, 15 días ¡Con borregos!, borregos que traen al mundo un borreguito que a su vez tienes que trabajar toda su vida. Y a cambio, otros 15 días.

Pensándolo bien, yo no quiero crecer, sinceramente ni siquiera, quiero ser mayor.

Me quedo como Petar Pan, y como los inmaduros, y en la fantasía, con la reflexión, con la vida.

Así que no quiero, que me pregunte nadie más, que quiero ser de mayor. Yo quiero seguir siendo pequeño.

¡Si hijo, así es! , por eso hay que disfrutar de cuando eres pequeño y no querer correr tanto. Cuando lleguen las cosas llegarán. Y cuando llegues a la jubilación, tendrás todo el tiempo del mundo para hacer lo que quieras pero no tendrás salud. Es lo que le diría yo a mi hijo o hija el día de mañana. Mientras seas joven o pequeño, disfruta. Que ya llegará el día que te preocupes por cosas serias, y echaras de menos haber sido pequeño. ¡Carpe Diem!

¿Y que es eso? Ya te lo explicaré otro día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s