SE NOS OLVIDÓ MIRARNOS A LOS OJOS.

Las nuevas tecnologías en la comunicación diaria con nuestra familia, pareja, amigos, limitando nuestras conversaciones e impidiéndonos comunicarnos de forma sana y cara a cara.

Ya nos somos capaces de desconectar de los dispositivos inteligentes.

Yo no me había dado cuenta de la locura mental de algunas personas a la tecnología hasta que hace unos días mientras hablaba con mi pareja por teléfono móvil se dispuso a whatsappear  con otra persona.  La primera vez no le di demasiada importancia, pero la segunda vez ya me irrité de tal forma que llegué a colgarle el teléfono y le dije muy enfadada ¡“ que cuando dejara de whatsappear y tuviera tiempo para mi para comentarle algo que me llamara!” y de seguido y enfadada di por finalizada mi llamada.

Cuando colgué el teléfono estaba alucinada y no dejaba de decir en alto ¡ESTAMOS LOCOS!

Siempre he admirado las personas que son capaces de realizar dos tareas a la vez pero la actitud aquella no me gusto en absoluto. Si hablo contigo por teléfono quiero total atención. 

Ya se nos ha olvidado tomar un café con el amigo, y quedar para hablar toda la tarde. ¿En que nos hemos convertido? ¿En marionetas de la tecnología?

A mi desde luego me encanta, soy fan de las redes sociales, blogs y todo lo que tenga que ver con comunicar y compartir. Pero creo que en muchas ocasiones nos pasamos a la hora de emplear las herramientas.

Contamos con pruebas suficientes de que cada vez hay menos contacto visual, y de que, a medida que pasamos más tiempo mirando una pantalla, tenemos menos tiempo para mirar a la gente a los ojos; incluidas las personas a las que más queremos.

Entre el tiempo que tenemos la vista puesta en el ordenador durante nuestra jornada laboral y el número de veces que miramos nuestros móviles, es evidente que pasamos más tiempo que nunca pegados a una pantalla. Según varios estudios recientes, el usuario medio pasa más de cinco horas diarias utilizando dispositivos digitales, desde ordenadores hasta teléfonos móviles y tabletas (el número de horas es mayor, por supuesto, en quienes trabajan delante de una pantalla todo el día), y otras cuatro horas y media viendo televisión. Además, el usuario corriente de móvil comprueba su teléfono 150 veces al día

¿Os ha creado la tecnología enfados, mal entendidos, o experiencias desagradables? Si puedes compártela como lo he hecho yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s