vísteme DESPACIO, QUE TENGO PRISA.

Las prisas son malas compañeras, y en general, van unidas al estrés. Y en consecuencia no hacen buena liga con la producción. De ahí, el refrán de “vísteme despacio, que tengo prisa”.

Lo recomendable es mantener la calma, no sea que los nervios nos atolondren de forma que tardemos mucho más en acabar.

Esto me recuerda también un poco al conejo de Alicia en el País de las Maravillas. Todo el día corriendo y mirando el reloj, gran representación de como los humanos nos pasamos la vida, y el día con la prisa en nuestra espalda, como si el mañana terminara.

Desde pequeños nos están metiendo la prisa en el cuerpo: ¡Venga, desayuna, date prisa!, ¡Venga, cóbrame ya que tengo prisa!, ¡Es para hoy no para mañana! ¡Corre, que llegamos tarde!. ¡Date prisa que no cogemos el tren! , ¡Corre, que no están esperando!.

Corremos para intentar llegar a tiempo al trabajo, para recoger a los niños, para quedarnos dormidos. Parece que lo único que sabemos es correr.

Es tan importante correr, que hasta los jubilados, para que no se les note que no tienen prisa, y tienen todo el tiempo del mundo para ellos, también dan muestras de esa prisa.

Las personas ocupadas, tienen muchas cosas que hacer, siempre corriendo de un lugar a otro, atendiendo llamadas de teléfono, mensajes…

Correr hacia el futuro, a los nuevos planes …

Y por querer correr, ocasionamos muchas veces problemas, accidentes de tráfico, agobios

Deja que cada cual marque su ritmo aunque sea mas lento que el tuyo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s