Somos explotados

 

 

Nos dijeron que éramos libres, pero nos volvieron a engañar. Los trabajadores no somos más que esclavos de los empresarios de hoy.

Antes los empleados tenían un “deber” en su puesto de trabajo. Pero el “deber” tiene un limite. Ahora empresarios autónomos y trabajadores se hallan ante el “poder hacer” y al final terminamos todos explotados.

En estos momentos, el individuo se cree libre pero, en realidad, por la propia presión, o dedicación es “un esclavo”. Nos explotamos a nosotros mismos, de forma voluntaria.

El rendimiento del individuo es trabajar da igual cuantas horas, y que sueldo. Y solo sirve que seas productivo o no. Ahora funciona el emprender y parece eficiente pero para explotar la libertad siendo autónomo.

Y si después fracasa se avergüenza y se hace responsable en vez de poner el sistema en duda. Al final la libertad se convierte en coacción. La movilidad no nos libera, ni el teletrabajo, ni los dispositivos portátiles, ni la flexibilidad horaria y ubicación. Al revés, nos esclaviza.

El sistema vende las ideas de motivación, competencia, optimización, proyecto o iniciativa. Y al final no solo es explotar el tiempo de trabajo, sino a toda la persona incluso a sí mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s