AFILAR EL HACHA

12122875_10207674041710847_3532670635984174590_n

 

Un joven llegó a una zona del bosque donde había una importante empresa maderera para buscar trabajo. Tras entrevistarse con el jefe del equipo de leñadores, éste lo aceptó sin pensárselo dos veces viendo el aspecto que tenía el muchacho y, sobre todo, la fortaleza de sus brazos.

El primer día de trabajo en los montes se aplicó con todas las fuerzas y cortó muchos árboles. El segundo día, puso el mismo empeño y energía, pero el resultado fue decepcionante: apenas logró tira a tierra la mitad de los árboles que la jornada anterior. El tercer día, pensó que sólo había tenido mala suerte y que hoy batiría su propio récord. Dio golpes y golpes con toda su furia, pero sólo derribó un par de árboles.

Cuando el jefe vio los pobres resultados del joven leñador le preguntó: “¿Cuando afilaste por última vez el hacha? Y el muchacho le respondió: “La verdad es que, con tanto trabajo, no he tenido tiempo para parar unos minutos para hacerlo” .

Y ahí radicaba el problema. No siempre se consiguen los mejores resultados trabajando duro. Es una buena estrategia detenernos un instante para reflexionar sobre cómo podemos mejorar nuevas vidas. Haciendo esto, avanzamos mucho más y evitaremos frustraciones.

Anuncios

2 Respuestas a “AFILAR EL HACHA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s