No es lo que dices sino el cómo

callar

No es lo mismo lo que piensas, 5rt
lo que quieres decir,
lo que crees decir,
lo que quieres oír,
lo que oyes,
lo que crees entender,
Y lo que entiendes.
Todos nos comunicamos y nuestro cerebro decodifica esas señales y activa la alarma cuando nos sentimos atacados.
En muchas ocasiones no se trata de lo que dices, sino de cómo lo dices. A veces no son las palabras sino el tono de voz o los gestos los que marcan la diferencia. De hecho, el sarcasmo puede cambiar completamente el significado de las mejores palabras
Cuando estamos enfadados o enfadadas no podemos convencer a alguien de que no  lo estamos si nuestra actitud desvela que nos sentimos molestos e incómodos.
En otras ocasiones transmitimos un buen mensaje pero no elegimos el tono o las palabras adecuadas. Por ejemplo, una crítica puede ser constructiva si utilizamos las palabras adecuadas pero esa misma crítica puede ser destructiva y hacer daño a la persona si usamos el tono erróneo.
Recuerda que la clave está en comunicarnos con sinceridad, afecto y respetando al otro.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s